loader

Oráculo de Éfira

Oráculo de Éfira

Oráculo de Éfira.

La ciudad de Éfira, citada por Homero en varios pasajes de la Iliada y la Odisea , localizada en la región del Epiro, albergó desde un santuario denominado Necromantío de Aqueronte. Necromantío (en griego, Νεκρομαντείο) significa "oráculo de los muertos". Su nombre se debe a que allí la predicción del futuro la hacían las almas de los muertos.

Homero, hace referencia a éste Oráculo inicialmente en la Odisea, describiendo con detalle su ubicación. Sin embargo, también hay referencias a este Oráculo en textos de Heródoto, Tucídides y Estrabón.

Quien consultaba este Oráculo debía dejar sus ofrendas al momento de ingresar al recinto, formular su pregunta y luego sumergirse en unos recintos sagrados, surcados por pasillos laberínticos y oscuros, conducido por un sacerdote, encargado del ritual. El consultante saldría del recinto sólo 29 días después de permanecer a oscuras y en trance cerca de los muertos, quienes en medio de sueños y delirios, revelaban las respuestas del oráculo.

... y, cavando un hoyo como de un codo por cada lado, haz una libación en honor de todos los muertos, primero con leche y miel, luego con delicioso vino y en tercer lugar, con agua. Y esparce por encima blanca harina. Suplica insistentemente a las inertes cabezas de los muertos...

Homero

La Odisea

Homero

Según los arqueólogos, este oráculo se construyó a finales del siglo III a. de C. sobre los restos de un oráculo anterior.

  • Compartir en:
Séneca

Séneca

Filósofo romano

No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas.