loader

Consejo

  • Inicio    >   
  • Consejos    >
  • El mejor ritual para comenzar el nuevo año
El mejor ritual para comenzar el nuevo año

El mejor ritual para comenzar el nuevo año

En muchos lugares del mundo las personas acostumbran realizar diferentes ritos en el momento en que termina un año y comienza otro. Presentamos nuestro consejo acerca de cual puede ser el más efectivo para que nuestros propósitos se hagan realidad en el nuevo año.

Anualmente, cuando se acerca el 31 de diciembre, en muchos países de occidente las personas se preparan a realizar diversos rituales, algunos de los cuales se han convertido en toda una tradición, destinados a atraer buenas energías y mejor suerte durante el siguiente año. Algunos están asociados con el cambio de una prenda de vestir de un color específico, otros con baños con variadas infusiones de plantas relacionadas ancestralmente con la suerte y el dinero, y no suele faltar el consumo de 12 uvas al llegar las cero horas del año que comienza.

Muchos realizan estos ritos con plena y total convicción de sus potenciales resultados, mientras que otros los aplican con cierta desgana pero con la idea que de quizás funcionen y en tal caso hay poco que perder al practicarlos.

Lo cierto es que, independiente de si se quiere realizar cualquiera de los ritos conocidos, hay algo esencial que recomendamos hacer, asegurando que suele ser más fiable y efectivo. No tiene que ser justo el 31 de diciembre cerca de las 12 de la noche, puede ser uno o dos días antes o incluso durante los primeros días del año nuevo. Pero sí es fundamental realizarlo con calma, en soledad y en silencio para lograr total concentración y plena conciencia de sí mismo.

Lo que debemos hacer es visualizar (pensar e imaginar con todo detalle) cada una de esas cosas que queremos lograr en el transcurso del año venidero. Es preferible escribirlas (describirlas) en una pequeña libreta o cuaderno que luego deberemos mantener a mano en un lugar especial con el que tengamos al menos contacto visual de manera cotidiana o frecuente. Para cada propósito, deseo o ambición debemos pensar y escribir cuáles son las principales acciones que debemos hacer para lograrlo. Esto es fundamental porque no es suficiente el deseo ni la una fuerte fé en que lo vamos a obtener. El universio requiere la movilización de muchas energías para que algo ocurra y está en nosotros propiciar tal movimiento a partir de nuestras propias acciones.

Hecho esto tendremos un elemento que nos estará recordando y poniéndo presente de manera casi permanente nuestros deseos y metas, al tiempo que motivará y orientará nuestra energía y motivación hacia ellos. Así, gran parte de las acciones de nuestro día a día estarán impulsando los invisibles y misteriosos engranajes que harán posible alcanzar nuestras metas. Además, al final del siguiente año tendremos la posibilidad de constatar todo lo logrado.

  • Compartir :
Henry Ford

Henry Ford

Empresario

No hay hombre vivo que no pueda hacer más de lo que él piensa que puede hacer.